(27) Del Bautismo.

Escucha el mensaje:


Lee el mensaje:

1. Introducción.

Estos días han sido muy especiales. Ayer dos queridos hermanos unieron sus vidas en matrimonio. Anteayer nació el hijito de otros queridos hermanos de nuestra comunidad.

Ambas situaciones nos llevan a pensar en la importancia de las promesas.

Porque ¿Qué seguridad tienen Denis y Bárbara de que su matrimonio va a funcionar?

¿Qué seguridad tienen Gustavo y Romy de que ellos van a ser los mejores padres para sus hijos y su recién nacido bebé?

Humanamente hablando, estos hermanos estarían en la nebulosa de la incertidumbre y la ambigüedad.

Porque humanamente hablando, no hay forma de saber a ciencia cierta de cómo van a resultar las cosas. Nadie conoce su futuro.

Esta realidad de la experiencia humana puede ser desesperante. Pero las Escrituras nos presentan otro camino, un camino de esperanza.

Si vemos los grandes logros de los héroes de la fe en la Biblia, vamos a llevarnos grandes sorpresas.

Veremos que son hombres y mujeres comunes y corrientes, con tantas debilidades y flaquezas que nosotros, y en algunos casos incluso peor.

Pero estos débiles seres humanos decidieron creerle a Dios, decidieron confiar en Dios y en Sus promesas.

Las promesas de Dios son la fuente de esperanza para el matrimonio de Denis y Bárbara. Las promesas de Dios son la fuente de esperanza para la familia de Gustavo y Romy.

Las promesas de Dios son nuestra esperanza. Porque la naturaleza de Dios es ser fiel. Él cumple sus promesas.

Hoy vamos a hablar del bautismo que básicamente consiste en declarar nuestra confianza en las promesas de Dios de manera pública.

2. Puntos de enseñanza.

2.1. El significado del Bautismo.

Partamos meditando en el significado del bautismo. ¿Qué es el bautismo?

El rito del bautismo aparece en la Biblia por primera vez con Juan el Bautista bautizando en el río Jordán.

No sabemos nada acerca de la forma en que bautizaba (si era sumergiendo a las personas, o rociándoles un poco de agua). Lo que sí sabemos es que el bautismo de Juan acompañaba a su predicación del arrepentimiento.

y decía:«Arrepiéntanse, porque el reino de los cielos se ha acercado. Mateo 3:2.

Muchos judíos pensaban que ellos no necesitaban limpieza de sus pecados por el hecho de ser descendientes de Abraham.

Juan les estaba diciendo que no era suficiente, que ellos debían arrepentirse de verdad y creer en alguien que venía después de él.

Ese alguien era Jesús.

Entonces, la primera aplicación del bautismo es un llamado al arrepentimiento.

Años mas tarde, luego de la muerte del Bautista, el Señor Jesucristo ordenó a sus discípulos lo siguiente:

Por tanto, vayan yhagan discípulos en todas las naciones, y bautícenlos en el nombre del Padre, ydel Hijo, y del Espíritu Santo. Mateo 28:19.

A partir de este mandato el bautismo llegó a ser la distinción de una persona que era discípulo de Jesús. Una señal externa de una fe interna.

Según Cristo, el bautismo es parte del discipulado, el inicio de una vida dedicada a Él.

Por eso los apóstoles y los cristianos del primer siglo siempre vieron al bautismo como la “iniciación” del discipulado en una persona.

Por lo tanto, el bautismo llegó a ser el rito de iniciación visible a la Iglesia de Jesucristo por medio de la señal externa del agua.

Tanto los judíos como no judíos eran iniciados e incluidos en la familia de la fe en el Hijo de Dios por medio del bautismo.

Por un soloEspíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, tanto los judíos como losno judíos, lo mismo los esclavos que los libres, y a todos se nos dio a beberde un mismo Espíritu. 1 Corintios 12:13.

Esto tiene una lógica perfecta si consideramos el trasfondo del bautismo.

Recuerda que el Nuevo Testamento es, en realidad, el cumplimiento del Antiguo Testamento.

Toda la enseñanza del Antiguo Testamento se cumple y perfecciona en Jesucristo en el Nuevo Testamento.

[Jesús] partiendode Moisés, y siguiendo por todos los profetas, comenzó a explicarles todos lospasajes de las Escrituras que hablaban de él. Lucas 24:27.

Es por eso que debemos buscar la raíz del bautismo en el Antiguo Testamento.

¿Cuál era el rito de iniciación para que una persona sea miembro del pueblo del pacto en el Antiguo Testamento?

La circuncisión.

La circuncisión fue la señal exterior del pacto de Dios con Abraham.

Estableceré mipacto contigo y con tus descendientes. Será un pacto perpetuo, y yo seré tuDios y el de tu descendencia. Génesis 17:7.

Era un juramento solemne que incluía a todos los descendientes de Abraham. A futuro, por fe.

La señal de esta promesa fue la circuncisión.

Ustedescircuncidarán la carne de su prepucio, como señal del pacto entre nosotros.Génesis 17:11.

Esta señal era también para todo aquel que tuviera el deseo de cobijarse en el Dios de Abraham y heredar las mismas promesas.

A los ocho días denacido será circuncidado todo varón que haya entre ustedes, en todas susgeneraciones; lo mismo los nacidos en casa como los comprados por dinero acualquier extranjero, y que no sean de su linaje. Génesis 17:12.

Incluso los extranjeros hacerse miembros de Israel y recibir las mismas promesas de Dios.

Al ser circuncidados, ellos eran recibidos en la comunidad y gozaban de los mismos privilegios y responsabilidades que los demás.

¿Por qué el pacto incluía cortar el prepucio del órgano reproductivo? Suena barbárico. Es un acto doloroso y sangriento.

Todo pacto solemne en la antigüedad incluía el derramamiento de sangre. Para hacer ver al que entraba en este pacto que era un asunto serio de vida o muerte. No era un juego.

La circuncisión les recordaba que un dolor mayor les vendría si acaso quebrantaban el pacto.

Además, al ser hecho en el órgano reproductor señalaba que el impacto de ese pacto implicaba a sus descendientes.

Maldición hasta tres o cuatro generaciones, o bendición miles de generaciones mías.

…Extiendo lospecados de los padres sobre sus hijos; toda la familia de los que me rechazanqueda afectada, hasta los hijos de la tercera y la cuarta generación. Peroderramo amor inagotable por mil generaciones sobre los que me aman y obedecenmis mandatos. Deuteronomio 5:9b-10.

La circuncisión no era un acto meramente físico para distinguir étnicamente a los israelitas de otros pueblos.

No, la circuncisión era un acto profundamente religioso y espiritual. Tiene un aspecto profundo de bendición y consagración a Dios.

Mediante la circuncisión se esperaba que las personas hacían un compromiso a seguir al Señor, era un sello de la fe.

Entonces Abrahánfue circuncidado como señal, como sello de la justicia por la fe que tuvo antesde ser circuncidado. De esa manera, Abrahán es padre de todos los creyentes queno están circuncidados, a fin de que también a ellos la fe se les tome encuenta como justicia. Romanos 4:11.

Detrás del rito de la circuncisión y del rito del bautismo está el mismo propósito y función.

Una señal visible, externa, de una esperanza en las promesas de Dios.

La forma correcta de recibir la circuncisión era mediante la fe, igual que el bautismo.

Sin embargo, muchos israelitas tomaron la circuncisión como un trámite religioso, no como un acto de fe.

El profeta Jeremías reprendió duramente a Israel porque habían recibido la circuncisión como una mera señal externa.

Ya viene el día enque castigaré a los circuncidados y a los incircuncisos. —Palabra del Señor.Castigaré a Egipto y a Judá, a Edom y a los descendientes de Amón y de Moab; atodos los que se hallen en el lugar más recóndito y a los que viven en eldesierto. Ciertamente, todas las naciones son incircuncisas, y toda la casa deIsrael es incircuncisa de corazón.» Jeremías 9:25-26.

En su interior, estos israelitas no eran diferentes de las naciones que no se habían circuncidado. La circuncisión no aportaba nada a nadie.

Era la fe en las promesas de Dios, las que transmitían gracia para bendición de los que se circuncidaban.

Es en este punto esencial que la circuncisión es esencialmente igual que el bautismo.

Ambos ritos representan en INGRESO a la comunidad del pacto, donde los que son circuncidados/bautizados reciben las promesas y bendiciones espirituales por la fe.

La gran diferencia es que la señal ha cambiado. Ya no se derrama sangre, sino agua.

Porque ya no es necesario que nadie derrame sangre para entrar en una relación de pacto con Dios.

Porque la sangre de Cristo ya fue derramada en la cruz, su cuerpo fue cortado y esa sangre nos asegura la posibilidad de tener comunión con Dios.

Nuestros artículos lo expresan de la siguiente manera:

Artículo 27. Del bautismo.

El bautismo nosolamente es signo de profesión y nota de distinción, con la que se diferencianlos cristianos de los no cristianos; sino que es también signo de laregeneración o del nuevo nacimiento, por el cual, como por instrumento, los quereciben rectamente el bautismo son injertados en la Iglesia; las promesas de laremisión de los pecados, y de nuestra adopción de hijos de Dios por el EspírituSanto, son visiblemente selladas; la fe es confirmada y la gracia aumentada porvirtud de la oración a Dios. 

El artículo dice que el bautismo es una señal de fe (signo de profesión) y una forma de distinguir un cristiano de un no cristiano.

Pero no es solamente una señal externa. Según el artículo, el bautismo es una señal del nuevo nacimiento que se recibe por fe.

El que es bautizado es integrado a la iglesia y pueden recibir las promesas de perdón de los pecados y adopción como hijos de Dios.

En otras palabras, el bautismo correctamente recibido es un medio de gracia. Hay bendición de Dios por medio de la fe.

En las Escrituras vemos que el bautismo es la señal del perdón de los pecados.

Y Pedro les dijo:«Arrepiéntanse, y bautícense todos ustedes en el nombre de Jesucristo, para quesus pecados les sean perdonados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo.Hechos 2:38.

El lavamiento que quita nuestros pecados.

¿Qué esperas,entonces? ¡Levántate y bautízate, e invoca su nombre, para que quedes limpio detus pecados!” Hechos 22:16.

Ser resucitados en Cristo.

Porque por elbautismo fuimos sepultados con él en su muerte, para que así como Cristoresucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros vivamosuna vida nueva. Romanos 6:4.

Ser revestidos de Cristo.

Porque todosustedes, los que han sido bautizados en Cristo, están revestidos de Cristo.Gálatas 3:27.

Y por el bautismo somos incluidos en la comunidad de fe por medio del Espíritu Santo.

Por un soloEspíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo, tanto los judíos como losno judíos, lo mismo los esclavos que los libres, y a todos se nos dio a beberde un mismo Espíritu. 1 Corintios 12:13.

¡Todas estas promesas vienen con el bautismo!

El bautismo dirige la atención a las mismas verdades espirituales que la circuncisión apuntaban: Dios salva, Dios da nueva vida, Dios justifica al pecador.

Pablo escribe a los cristianos en Colosas lo siguiente:

En él ustedesfueron también circuncidados. Pero no me refiero a la circuncisión física, sinoa la circuncisión que nos hace Cristo, y que consiste en despojarnos de lanaturaleza pecaminosa. Cuando ustedes fueron bautizados, fueron tambiénsepultados con él, pero al mismo tiempo resucitaron con él, por la fe en elpoder de Dios, que lo levantó de los muertos. Colosenses 2:11-12.

Pablo está diciendo que la verdadera circuncisión es la circuncisión efectuada sobre Cristo.

Él fue “cortado” y su sangre derramada para perdonar nuestros pecados (vv. 13 y 14) y por esa sangre nosotros somos perdonados.

¿Cuándo fuimos circuncidados en Cristo? Pablo dice en el verso 12 dice: “cuando fueron bautizados…”

En otras palabras: ser bautizados, es ser circuncidados.

Para Pablo, la unión entre el bautismo y la circuncisión es tan fuerte que él tiene la osadía de decir que los israelitas del Antiguo Testamento ¡Fueron bautizados! 1 de Corintios 10.1 dice:

Hermanos, no quieroque ignoren que todos nuestros antepasados estuvieron bajo la nube, y que todoscruzaron el mar. 1 Corintios 10:1.

Está hablando de los israelitas que salieron de Egipto en el Éxodo y cruzaron el mar que Dios separó con Su poder. Luego continúa:

Todos ellos, enunión con Moisés, fueron bautizados en la nube y en el mar. 1 Corintios 10:2.

Para Pablo, toda la generación que salió de Egipto participó de la señal del bautismo al cruzar en medio de las aguas del mar Rojo y en la nube de la presencia de Dios.

(Entre paréntesis, darse cuenta de que todos estos israelitas bautizados incluye sus hijos y sus bebés).

¡Ojo! Aquí debo decir algo sumamente importante.

Las señales por sí mismas no salvan. La circuncisión por sí misma no salvaba, no producía el cambio en nadie.

De igual manera, el bautismo en sí mismo, no salva. El bautismo, igual que la circuncisión, proclaman las promesas de salvación sobre la persona y ésta recibe esas promesas por fe.

2.2. esto ultimo nos lleva a una pregunta importante: ¿la fe de quién?

El artículo 27 termina diciendo:

El bautismo de losniños, como muy conforme con la institución de Cristo, debe conservarseenteramente en la Iglesia.

Es cierto que no encontramos ningún verso en las Biblia que diga “os ordeno bautizar a sus hijos” ni tampoco otro que diga “así fue como Pedro bautizó unos bebés.”

Pero creo que, si analizamos la evidencia bíblica, encontraremos que no es contrario a las Escrituras bautizar infantes.

Reconozco que no es un tema fácil y que muchos cristianos verdaderamente temerosos de Dios y verdaderos hermanos en la fe piensan distinto a nosotros.

Por lo tanto, el veredicto sobre esta cuestión la tiene el Señor y lo comprenderemos cuando Él retorne por Su iglesia.

Ahora quiero expresar las razones por qué creemos que es lícito y bíblico bautizar niños.

Primero debemos preguntarnos ¿Puede un niño tener fe salvífica? Es decir, fe genuina en Dios.

Pablo reconoce que Timoteo conoció las Escrituras desde su infancia:

…tú desde la niñez has conocido las SagradasEscrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que esen Cristo Jesús. 2 Timoteo 3:15.

El profeta Isaías fue llamado mientras estaba en gestación, en el vientre de su madre.

¡Escúchenme, costas y pueblos lejanos! El Señorme llamó desde el vientre de mi madre; tuvo en cuenta mi nombre desde antes deque yo naciera. Isaías 49:1.

El mismo SEÑOR le reveló a Jeremías cuándo inició su labor profética ¡Aún antes de su concepción!

«Antes de que yo te formara en el vientre, teconocí. Antes de que nacieras, te santifiqué y te presenté ante las nacionescomo mi profeta.» Jeremías 1:5.

¡Y Juan el Bautista fue lleno del Espíritu santo en el vientre de su madre antes de nacer!

…pues ante Dios será un hombre muy importante.No beberá vino ni licor, y tendrá la plenitud del Espíritu Santo desde antes denacer. Lucas 1:15.

La evidencia es clara. La salvación no se inicia en la fe de la persona, sino enla elección de Dios, tal como dice Efesios 1.4.

En él, Dios nosescogió antes de la fundación del mundo, para que en su presencia seamos santose intachables. Por amor Efesios 1:4.

Dios le ordenó a Abraham circuncidar a todos sus descendientes recién nacidos porque debía tener fe, él debía confiar que la justificación de sus descendientes estaba en manos de Dios.

La fe genuina podía llegar más tarde, Abraham no lo sabía. Pero esa incertidumbre no le debía impedir circuncidar a los niños, al contrario, Abraham debía ejercitar su fe a la hora de incluir a los niños (y a cualquiera en realidad) dentro del pueblo de Dios.

Abraham les circuncidaba sabiendo que la salvación depende en primera y última instancia de Dios y de Su gracia.

¡Cuánto más nosotros debemos confiar en la gracia de Dios sobre la vida de nuestros hijos!

La circuncisión y el bautismo no salvan, pero se administran a aquellos a quienes se les va a exponer el mensaje salvífico de Dios.

Hermanos, no he conocido cristiano (incluso entre aquellos que no están de acuerdo de bautizar niños), que no traten a sus hijos como cristianos.

No he conocido cristiano que no esté dispuesto a criar a sus hijos en el temor de Dios y en amor.

No he conocido cristiano a quien preguntándole si está dispuesto a hacer un compromiso de educar a sus hijos en la fe que respondan:

“Mira Martín, la verdad es que voy a dejar que mientras crecen escuchen de Buda, de Alá, Krishna y Jesús al mismo tiempo… y cuando san grandes ellos sabrán qué decidir.”

No he conocido ningún padre cristiano que le dice a su familia: “Ahora yo voy a dar gracias a Dios por mis alimentos, pero ustedes no lo hagan, hasta que me demuestren que han entendido el mensaje de la salvación por fe.”

¡Al contrario! Les enseñamos a orar, les tratamos como cristianos.

Todo cristiano que he conocido anhela, desea y se esfuerza para que sus hijos, desde pequeños, conozcan a Jesús.

Y si encontrara un cristiano que no anhelara esas cosas para sus hijos, me cuestionaría seriamente su fe.

Todo cristiano enseña a sus hijos a orar, a dar las gracias por los alimentos, a cantar, a ir a la iglesia ¿Por qué lo hacemos?

¡Porque en el fondo anhelamos que Jesús les tome y les salve y les haga hijos de Dios! ¡Eso es el bautismo!

Aun sin tener ninguna garantía de que nuestros hijos serán realmente cristianos. Aun con la incertidumbre de saber si dedicarán sus vidas a Dios, les tratamos como cristianos.

¿Por qué lo hacemos? ¡Porque confiamos que Dios ama a nuestros hijos!

¡Nuestra teología es incongruente con nuestra práctica!

Si de verdad no creemos que los niños no pueden recibir las promesas de Dios, entonces deberíamos tratarles como incrédulos.

En la Biblia nunca encontramos que los niños de los creyentes sean tratados de una manera distinta.

Los hijos de los israelitas eran tratados como parte de la comunidad del pacto.

Las promesas de Dios eran para ellos y todos sus descendientes.

Miren, yoestablezco mi pacto con ustedes y con sus descendientes que les nazcan después.Génesis 9:9.

Estableceré mi pacto contigo y con tusdescendientes. Será un pacto perpetuo, y yo seré tu Dios y el de tudescendencia. Génesis 17:7.

Para Pablo, toda la generación que salió de Egipto se podía considerar bautizada, incluyendo sus niños.

Y cuando llegamos al Nuevo Testamento, encontramos el glorioso relato de la predicación de Pedro en el libro de Hechos.

Luego de su predicación, muchos le preguntaron a Pedro y a los apóstoles: “¿Qué debemos hacer?” su respuesta fue la siguiente:

Y Pedro les dijo: «Arrepiéntanse, y bautícensetodos ustedes en el nombre de Jesucristo, para que sus pecados les seanperdonados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo. Porque la promesa espara ustedes y para sus hijos, para todos los que están lejos, y para todosaquellos a quienes el Señor nuestro Dios llame.» Hechos 2:38-39.

Para Pedro la promesa del bautismo era para ellos y para sus hijos.

En todas las Escrituras vemos este patrón. Los hijos de los creyentes son tratados como creyentes.

Se espera que los cristianos eduquen a sus hijos en el temor de Dios y que los hijos obedezcan a sus padres (Efesios 6.1-4).

¿De dónde se espera que venga esta obediencia si por naturaleza ellos son pecadores? Se espera que venga de la gracia de Dios.

¿Y qué pasa cuando un miembro en la familia no es cristiano? ¿Qué pasa cuando el papá, por ejemplo, no es creyente?

Pablo responde a esa situación específica en 1 Corintios 7.14 y dice:

Porque el esposo no creyente es santificado ensu esposa, y la esposa no creyente es santificada en su esposo. Si así nofuera, los hijos de ustedes serían impuros, mientras que ahora son santos. 1Corintios 7:14.

En esta familia uno de los padres no es creyente, pero el Señor derrama su bendición sobre los hijos de ambos de igual manera.

¿Por qué? ¿Porque los niños comprenden el evangelio? No, Pablo dice que la bendición les llega por medio del padre que sí es creyente.

Esos niños son receptores de las promesas por la conversión de uno de sus padres ¡No está diciendo que serán automáticamente salvos! Sino que son “santificados” separados, apartados para Dios.

Hay esperanza, hay bendición cuando un padre en la familia sigue al Señor.

Finalmente, el ejemplo supremo es nuestro Señor Jesucristo. Al ver a los hijos de los judíos, Jesús dijo:

Dejen que los niños se acerquen a mí. No se loimpidan, porque el reino de los cielos es de los que son como ellos. Mateo19:14.

Y ¿Qué dijo que sucedería si nosotros recibimos a un niño?

…El que recibe en mi nombre a un niño comoéste, me recibe a mí, y el que me recibe a mí, no me recibe a mí sino al que meenvió. Marcos 9:36-37.

3. Conclusión.

Queridos hermanos, al final se trata de las promesas de Dios y de nuestra confianza en Él.

Al bautizar a alguien no estamos diciendo “eres cristiano por tu bautismo”, estamos diciendo “confiamos tu salvación y tu conversión a la fidelidad y amor de Cristo.”

El bautismo, así como la vida cristiana se vive en fe y por la fe en Jesús.

Si sientes que te falta fe y te llena la duda y el temor. La solución no está en buscar generar más fe por tu cuenta, la solución no está en buscar qué estás haciendo mal tú ¡La solución no está en ti!

La solución está en Dios.

Pon tu mirada en Cristo, pon tu confianza en Él, no importa cuán poca o reducida sea tu fe, ponla toda en el Hijo de Dios.

Y Él hará lo mismo que hizo con Abraham, con Jacob, con Isaac, con Moisés y muchos otros. Él te fortalecerá. ¡Esto es lo que celebramos en el bautismo! Que Dios es fiel en cumplir sus promesas.

¡Aleluya!

Oremos.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: