(19-24) Sobre la Iglesia y el ministerio.


Escucha el mensaje:


Lee el mensaje:

1. Introducción.

¿Cuál de las siguientes imágenes, crees tú, definen mejor la Iglesia?

Un edificio, un lugar físico, la música, los sacramentos, la gente, la comunidad, un obispo, un sacerdote, la Biblia.

Todos los domingos decimos “vamos a la iglesia”, pero ¿qué es la iglesia?, ¿qué hace la iglesia?, ¿cuál es su misión?

Hoy día existen muchísimos modelos de iglesia. Desde aquellas que están llenas de programas, presupuestos y actividades, hasta aquellas que solamente se juntan los domingos una hora.

Hoy vamos a analizar aquellos artículos históricos que expresan lo que entendemos y creemos acerca de la Iglesia.

Vamos a concentrarnos en la naturaleza de la iglesia (artículos 19, 20 y 21) y el Ministerio o trabajo de la iglesia (artículos 22, 23 y 24).

2. Puntos de enseñanza.

Veamos cómo definen los artículos la naturaleza de la Iglesia. Una vez que entendamos qué es la iglesia, veremos cuál es su autoridad.

2.1. La naturaleza y autoridad de la Iglesia.

Artículo XIX, De la Iglesia.

La iglesia visible de Cristo es unacongregación de hombres fieles en la cual se predica la Palabra pura de Dios, yconforme a la ordenanza de Cristo, los sacramentos son debidamenteadministrados en todas aquellas cosas que necesariamente requieren. Así comohan errado las iglesias de Jerusalén, Alejandría y Antioquía, también ha erradola iglesia de Roma, no solo en cuanto a su forma de vida y sus tipos deceremonias, sino también en materias de fe. [1]

Inmediatamente quiero llamar su atención a las primeras palabras del artículo número 19: “La iglesia visible de Cristo…”

El artículo parte con una clara distinción. Está hablando de la iglesia “visible” ¿a qué se refiere? Tiene que ver con la naturaleza misma de la iglesia. Vamos paso a paso.

1° El significado ¿Qué es la Iglesia?

La palabra “iglesia” (gr. ekklesia) quiere decir literalmente “asamblea.” La iglesia es una reunión de personas.

Entonces, la iglesia es la reunión de personas en torno a Dios.

2° su inicio y su aplicación ¿Cuándo se inició?

Muchos piensan que la iglesia comienza con la predicación del apóstol Pedro, en Hechos 2.

Podemos decir que esa fue la consumación de la iglesia. La primera reunión del pueblo cristiano compuesto por judíos y no judíos. Sin embargo, la primera reunión de personas entorno a Dios que vemos en las Escrituras es mucho más antigua. En un sentido, podemos decir que Adán y Eva fueron los primeros humanos reunidos en torno a Dios, el primer pueblo de Dios.

Pero su comunión se quebró por causa de supecado. Fueron dispersados. Sin embargo, en Su gran amor, Dios le prometió aAbraham formar un gran pueblo. Una asamblea. Y esta primera asamblea de personas en torno a Dios surge en el Éxodo, cuando el pueblo de Israel es llamado “pueblo de Dios.”

Los tomaré como mipueblo, y seré su Dios; y ustedes sabrán que yo soy el Señor, su Dios, que loslibró de los trabajos pesados en Egipto. Éxodo 6:7.

Desde entonces la nación de Israel fue el pueblo de Dios. Una nación escogida de entre todas las demás, por Su gracia.

El Señor eligió aJacob como su propiedad; hizo que Israel fuera su propio pueblo. Salmos 135:4.

La Iglesia se formó en el Éxodo. Israel es la asamblea del pueblo de Dios en torno a Dios. Un pueblo rescatado de la esclavitud.

3° El pueblo escogido ¿Fueron todos los israelitas verdaderos creyentes?

Sucedió algo inesperado en la historia. A pesar de haber visto a Dios y haber experimentado Su rescate de la esclavitud, no todos los israelitas eran verdaderamente creyentes ni tenían temor de Dios.

Así dice el Señor:«Ustedes, los cielos, ¡oigan! Y tú, tierra, ¡escucha! He criado hijos, los hevisto crecer, pero ellos han pecado contra mí. Isaías 1:2.

A pesar de ser parte del mismo pueblo, a pesar de haber recibido las mismas promesas. En sus corazones, muchos de ellos no se habían convertido a Dios.

En este momento de la historia, las Escrituras comienzan a hablar de un “verdadero Israel” dentro del “Israel”, un remanente, un grupo de israelitas fieles dentro del grupo nacional.

Si el Señor de los ejércitos no nos hubiera dejado un remanente, un poco más y seríamos como Sodoma, ¡semejantes a Gomorra! Isaías 1:9.

Si no fuera por estos verdaderos israelitas, el pueblo de Israel sería semejante a Sodoma y Gomorra.

Y cuando Jesús estuvo en la tierra, Él comparó el Reino de los Cielos a un campo sembrado donde hay trigo y cizaña en Mateo 13.24-30.

La buena semilla son los hijos de Dios, la cizaña son los hijos del diablo. Explicó Jesús.

El campo es elmundo, la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos delmaligno. Mateo 13:38.

El punto de esta parábola en la enseñanza de Jesús es que la identidad de los verdaderos y los falsos creyentes será revelada en el fin del mundo y el único que los conoce es el Padre.

4° La iglesia Visible e Invisible.

Por eso hablamos de la iglesia visible y la invisible. No que haya dos iglesias, de la misma manera que no había dos naciones de Israel.

Sino que la iglesia es al mismo tiempo humana, visible y divina, invisible.

La iglesia visible es la que se ve con ojos humanos, la que se reúne en diferentes lugares y grupos.

La iglesia invisible es la que no vemos con nuestros ojos, sino la Iglesia espiritual y eterna de Cristo compuesta por creyentes de todas las épocas, vivos y muertos.

Nuestros artículos tienen que ver con la misión de la iglesia visible. El pueblo de Dios en el mundo, los anglicanos de Chile.

Y el artículo 19 establece dos propósitos principales de esta iglesia:

  1. Predicar la Palabra de Dios sin alteración ni distorsión alguna.
  2. Administrar los sacramentos que el Señor Jesús nos ordenó.

Voy a tocar estos dos puntos más adelante.

El artículo reconoce que la iglesia visible, al ser institución humana, se ha equivocado históricamente y puede volver a equivocarse.

Esto es muy importante. Establece de entrada que debemos cuidarnos de no pensar que, por ser anglicanos, no erraremos, de la misma manera que en la antigüedad los israelitas pensaron que estaban bien ante Dios solo por ser israelitas.

Continuemos con los siguientes artículos.

Artículo XX, de la autoridad de la Iglesia.

La iglesia tiene el poder para decretar ritos oceremonias, y tiene autoridad en controversias de fe. Sin embargo, no es lícitopara la iglesia ordenar cosa alguna que sea contraria a la Palabra de Diosescrita, ni exponer un pasaje de la Escritura en forma tal que contradiga aotro. Por esto, aunque la iglesia sea testigo y custodio de los Libros Santos,con todo, puesto que no debe decretar nada contra los mismos, no debe imponercosa alguna ajena a ellos como creencia necesaria para la salvación.

El artículo XX establece que la iglesia (anglicana) tiene autoridad para decretar ritos o ceremonias y para definir asuntos de fe.

Pero esa autoridad nunca debe sobrepasar la autoridad suprema de las Escrituras.

El artículo establece que la Iglesia es el custodio o guardián de los textos sagrados, pero no su dueña.

En otras palabras, cualquier rito, cualquier ceremonia, regla o requisito en la Iglesia debe provenir de su sumisión a la Biblia.

No gobernamos con la Biblia, la Biblia nos gobierna a nosotros. La Biblia debe gobernar todas nuestras acciones y prácticas.

Esto es algo que lamentablemente muchos que se llaman anglicanos en el mundo desean olvidar ¡No así nosotros hermanos!

Nunca aceptemos que en nuestra iglesia se impongan ideas o prácticas que no provengan claramente de las Escrituras.

El siguiente artículo tiene que ver con eso.

Artículo XXI, de la autoridad de los concilios generales.

No pueden reunirse concilios generales sin elmandato y la aprobación de los gobernantes; y cuando se reúnen (siendo asambleasde hombres en las cuales no todos son gobernados por el Espíritu y la Palabrade Dios, pueden errar -y alguna vez han errado- aun en las cosas relacionadascon Dios). Por esto, las cosas que ellos ordenan como necesarias para lasalvación no tienen fuerza ni autoridad a menos que pueda demostrarse que hansido extraídas de las Santas Escrituras.

Las Escrituras llaman a la Iglesia a honrar y obedecer a las autoridades y a orar por ellos.

Pero ninguna autoridad, Asamblea, Concilio o Gobierno puede establecer cuestiones que son de la fe y la salvación fuera de la Biblia.

La autoridad de la Iglesia no está en la Institución de la iglesia, sino en las Escrituras.

De igual modo, la autoridad de los pastores, concilios y líderes no está en su función o en su embestidura, sino en su fidelidad a las Escrituras.

Por eso es que en la iglesia anglicana un pastor deja de ser pastor si es que enseña o practica algo abiertamente contrario a la Biblia.

En resumen.

Podemos decir que la Iglesia no es un edificio, tampoco las tradiciones, ni las prácticas que tenemos.

La Iglesia es la reunión de hombres y mujeres en torno a Dios. Y su misión es predicar las Escrituras y administrar los sacramentos.

La Iglesia es la familia de creyentes que se juntan en torno de la Palabra y los sacramentos, en comunidad, donde crecen en la fe.

2.2. Del Ministerio en la Iglesia.

Ahora veamos los artículos que hablan del servicio de la iglesia.

Artículo XXII. Del purgatorio.

La doctrina romana concerniente al purgatorio,las indulgencias, el culto y la adoración, tanto de imágenes como de reliquias,y asimismo la invocación de los santos, es una ingenuidad vanamente inventadaque no tiene justificación alguna en las Escrituras, sino que es más biencontraria a la Palabra de Dios.

El Artículo 22 comienza exponiendo una serie de errores que la Iglesia vivió en el siglo XVI:

El purgatorio fue la enseñanza de un lugar intermedio para las almas. Un limbo entre el cielo y el infierno.

Las indulgencias eran el perdón de la iglesia para un alma que estaba en el Purgatorio. Así alguien podía evitar el infierno mediante la compra de indulgencias.

También la iglesia enseñó la posibilidad de tener otras ayudas espirituales por medio de la veneración e invocación a reliquias o santos.

Ninguna de estas enseñanzas tiene fundamento en las Escrituras. No debemos inclinarnos ante nadie, ni orar, ni adorar a nadie.

» No te harásimagen, ni semejanza alguna de lo que está arriba en el cielo, ni abajo en la tierra,ni en las aguas debajo de la tierra.» No te inclinarás ante ellas, ni lashonrarás. Éxodo 20:4-5ª.

No existe otro mediador, otro intercesor. No hay necesidad de ayuda de ningún santo ni de la virgen María.

Porque hay un soloDios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, que es Jesucristo hombre. 1Timoteo 2:5.

Todas estas prácticas no son bíblicas, sino que nacieron de la superstición de la época. Por eso el artículo les llama correctamente “ingenuidad vanamente inventada… contraria a la Palabra de Dios.”

Artículo XXIII. Del ministrar en las iglesias.

No es lícito a hombre alguno tomar para sí eloficio de la predicación pública, o de la administración de los sacramentos enla iglesia, sin antes ser legítimamente llamado y enviado a ejecutarlo. Debemosconsiderar legítimamente llamados y enviados a quienes han sido escogidos yllamados a esta obra por los hombres que han recibido autoridad pública en laiglesia para llamar y enviar ministros a la viña del Señor.

Los artículos ya establecieron que la misión principal de la Iglesia es la predicación y la administración de los sacramentos.

El artículo 23 dice que no cualquier persona puede tomar el oficio de la predicación y la administración de los sacramentos.

Este artículo está hablando sobre el establecimiento de los ministros de la Iglesia, los pastores.

El artículo prescribe dos cosas:

Primero: que la función de los ministros anglicanos es la predicación de las Escrituras y la administración de los sacramentos.

Segundo: que uno no se autonombra para esta tarea, sino que debe ser nombrado por aquellos que tienen autoridad reconocida.

En las escrituras encontramos en el Antiguo Testamento que Dios apartó a los de la tribu de Leví para el sacerdocio. No cualquiera podía ser sacerdote.

El Nuevo Testamento enseña que Dios estableció en Su Iglesia cuatro ministerios pilares para su crecimiento:

Y él mismoconstituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; aotros, pastores y maestros. Efesios 4:11.

En todos los ejemplos del Nuevo Testamento vemos el cuidado que tuvieron los apóstoles para delegar esta tarea a hombres idóneos.

Lo que has oído demí ante muchos testigos, encárgaselo a hombres fieles que sean idóneos paraenseñar también a otros. 2 Timoteo 2:2.

Por eso, en nuestra iglesia tenemos autoridades humanas que asumen este llamado como una vocación de servicio en la predicación.

Artículo XXIV. Del hablar en la Iglesia en un idioma entendido por el pueblo.

Es algo claramente contrario a la Palabra deDios, y a la costumbre de la iglesia primitiva, celebrar el culto público en laiglesia o administrar los sacramentos en un idioma que el pueblo no entiende.

El artículo 24 establece que, debido a que la misión es predicar y administrar los sacramentos, es esencial que se hable el mismo idioma del pueblo.

Quizá este artículo nos suene extraño, incluso redundante ¡Es obvio que se debe hablar el mismo idioma! ¿Quién haría un servicio en otro idioma?

Sin embargo, esa era la realidad de la iglesia en el siglo dieciséis.

El latín había llegado a considerarse el idioma de la fe, porque era el idioma del antiguo imperio romano y Roma se había convertido la capital y la base de la iglesia.

Todas las ceremonias, ritos, lecturas y reuniones se hacían en latín.

Porque, según la visión de ese tiempo, no era necesario que el pueblo entienda el mensaje, sino que participe del servicio.

Porque la iglesia se dejó llevar más por pensamientos místicos. De creer que la presencia de Dios estaba en el edificio o en los sacramentos, por lo tanto, era suficiente participar de ellos.

Pero no hay fundamento bíblico para esto ¡Al contrario! Las Escrituras establecen que la misión es predicar la Palabra y que se entienda.

​Te encargo delantede Dios y del Señor Jesucristo, quien juzgará a los vivos y a los muertos en sumanifestación y en su reino,que prediques la palabra; que instes atiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia ydoctrina. 2 Timoteo 4:1-2.

Ahora ¿de qué manera este artículo nos es útil hoy? Porque luego de la Reforma Protestante, los servicios están en el idioma del pueblo.

Pero me parece que debemos siempre estar alertas ¿Estamos anunciando la verdad en el “lenguaje” del pueblo? ¿Son nuestras conversaciones amigables, entendibles?

A veces, nos gusta “hablar en difícil” o adoptamos jerga religiosa o “canuta” (“amén, siervo, ungido, redarguye mi alma contrita por mis concupiscencias”).

La iglesia debe predicar la Palabra y debe asegurarse de hacerlo de manera que acerque a los demás, de manera que los que no pertenecen a la iglesia entiendan y comprendan.

Cuidemos nuestro lenguaje verbal y no verbal. Es muy importante para comunicar el mensaje del Evangelio.

3. Conclusión y aplicación.

Para concluir, quiero tomarme de nuestros artículos, nuestra misión principal como iglesia:

  1. La predicación y enseñanza.
  2. Administrar los sacramentos.

Estos dos pilares del ministerio de la Iglesia nos hablan de dos cosas fundamentales:

1° La predicación nos habla de la importancia de las Escrituras en la vida de la iglesia.

2° Los sacramentos nos hablan de la importancia de la comunidad en la vida de la iglesia.

La siguiente semana hablaremos con más detalle sobre los sacramentos. Pero ahora les adelanto que en la Biblia solamente hay dos sacramentos: El Bautismo y la Santa Cena.

Y ambos tienen que ver con la comunidad, con la participación en el pueblo de Dios, en Su Iglesia.

El Bautismo habla del inicio en la Iglesia, el ingreso en la comunidad de fe. Se celebra una sola vez en la vida.

La Santa Cena habla de la permanencia y perseverancia en la comunidad de fe. Se celebra con regularidad.

Ambos sacramentos tienen que ver con la comunidad. Con ingresar en ella y permanecer en ella.

Entonces. Cuando decimos que la misión de la iglesia gira en torno a la predicación y los sacramentos, estamos diciendo que la Iglesia está para aprender en comunidad.

Esto es lo que los artículos quieren expresar.

En lo práctico quiere decir que debemos estudiar la Palabra en contexto de comunidad, de compartir.

Solo el estudio no da crecimiento, no fortalece, no anima, no educa de manera plena.

Solo vida de comunidad, actividades y un buen compartir tampoco da crecimiento, no fortalece, no anima, no educa de manera plena.

Es cuando combinamos ambos donde se manifiesta el poder y la verdadera misión de la Iglesia.

Es cuando generamos vida de comunidad, donde nos vemos a todos nosotros, niños, jóvenes y adultos como hermanos.

Es cuando nos reunimos, nos buscamos, compartimos, nos conocemos y nos ayudamos en torno a la Palabra que viene el verdadero poder de Dios para vivir, para crecer y animar.

No nos juntamos por juntarnos. La comida, el juego, la risa no es el centro de nuestras actividades ¡La Palabra es!

Pero la Palabra que se aprende en contexto de risas, amor, juego y comida es plenamente vivida.

Hermanos, debemos buscar todo lo que incremente nuestro compañerismo, pero siempre sazonado con doctrina.

Nuestra misión es saturarnos de amor cariño y Biblia.

Predicación y sacramentos. Proclamación y comunidad. Estudio y cariño. Doctrina y comunidad. Esa es nuestra misión.

Por lo tanto, les exhorto en el Señor a tomar muy en serio las actividades de la Iglesia.

Los servicios dominicales. Lleguemos puntuales, al término aprovechemos de compartir unos con otros.

Las comunidades bíblicas. Participemos de ellas, los grupos de mujeres, hombres y jóvenes.

Además de esas instancias busca juntarte con un hermano para orar, para compartir.

Los más grandes son llamados a ser ejemplo para los más jóvenes. Invita un joven a tu casa, anímale, compártele tu testimonio, ora por él o ella.

Crezcamos en el conocimiento y el estudio, así como el amor y el compañerismo.

Oremos.


[1] Los errores que se mencionan en este artículo son referencias a las diferentes controversias que vivieron las iglesias mencionadas desde la exigencia a circuncidarse que la iglesia de Jerusalén esgrimió a los gentiles, hasta los asuntos cismáticos sobre sucesión apostólica entre iglesias de oriente y occidente.


A %d blogueros les gusta esto: