Juan 4:43-54 Jesús sana al hijo de un funcionario real


 

Escucha el Sermón:

 


Descarga el Estudio Bíblico de esta prédica AQUÍ


Lee el Texto Bíblico: Juan 4:43-54

Dos días después, Jesús salió de allí y fue a Galilea; y es que Jesús mismo hizo constar que el profeta no tiene honra en su propia tierra. Cuando llegó a Galilea, los galileos lo recibieron, pues habían visto todo lo que él había hecho durante la fiesta en Jerusalén; pues también ellos habían ido a la fiesta.Jesús fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. En Cafarnaún había un oficial del rey, cuyo hijo estaba enfermo. Cuando éste supo que Jesús había llegado de Judea a Galilea, fue a verlo y le rogó que bajara y sanara a su hijo, que estaba a punto de morir. Jesús le dijo: «Si ustedes no ven señales y prodigios, no creen.» El oficial del rey le dijo: «Señor, ven a mi casa antes de que mi hijo muera.» Jesús le dijo: «Vuelve a tu casa, que tu hijo vive.» Y ese hombre creyó en lo que Jesús le dijo, y se fue. Cuando volvía a su casa, sus siervos salieron a recibirlo y le dieron la noticia: «¡Tu hijo vive!» Él les preguntó a qué hora había comenzado a estar mejor. Y le dijeron: «Ayer, a la una de la tarde, lo dejó la fiebre.» El padre entendió entonces que aquélla era la hora en que Jesús le había dicho «Tu hijo vive», y creyó, lo mismo que toda su familia. Esta segunda señal la hizo Jesús cuando fue de Judea a Galilea.

(Reina Valera Contemporanea)

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: