Juan 3:22-36 Jesús y Juan el Bautista


Escucha el sermón:


Descarga el Estudio Bíblico de esta prédica AQUÍ


Lee el texto bíblico: Juan 3:22-36

22  Después de esto, Jesús fue con sus discípulos a la tierra de Judea, y estuvo allí con ellos, y bautizaba.  23  También Juan bautizaba en Enón, junto a Salín, porque allí había muchas aguas; y la gente acudía y era bautizada,  24  porque Juan aún no había sido encarcelado. 25  Hubo entonces una discusión entre los discípulos de Juan y los judíos acerca de la purificación.  26  Fueron entonces adonde estaba Juan, y le dijeron: «Rabí, resulta que el que estaba contigo al otro lado del Jordán, y de quien tú diste testimonio, bautiza, y todos acuden a él.»  27  Juan les respondió: «Nadie puede recibir nada, si no le es dado del cielo.  28  Ustedes mismos son mis testigos de que dije: “Yo no soy el Cristo, sino que he sido enviado delante de él.”  29  El que tiene la esposa, es el esposo; pero el amigo del esposo, que está a su lado y lo oye, se alegra mucho al oír la voz del esposo. Así que esta alegría mía ya se ha cumplido.  30  Es necesario que él crezca, y que yo decrezca.» El que viene de arriba 31  El que viene de arriba, está por encima de todos; el que es de la tierra, es terrenal, y habla cosas terrenales; el que viene del cielo, está por encima de todos  32  y da testimonio de lo que vio y oyó, pero nadie recibe su testimonio.  33  El que acepta su testimonio, confirma que Dios es veraz.  34  Porque el enviado de Dios habla las palabras de Dios; pues Dios no da el Espíritu por medida.  35  El Padre ama al Hijo, y ha puesto en sus manos todas las cosas. 36  El que cree en el Hijo tiene vida eterna, pero el que se niega a creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios recae sobre él.

(Reina Valera Contemporanea)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: