“…y las tinieblas no la comprendieron” (Juan 1:5) ¿Qué quiere decir?


El uso de los verbos que hace Juan en este versículo es muy interesante, la acción de la luz está en presente: “Esta luz resplandece en las tinieblas”, la idea es de una acción continua. La luz está brillando aún mientras Juan está escribiendo éstas palabras ¡Aún hoy luz brilla! Por el otro lado, la acción de las tinieblas queda en el pasado: “no han podido extinguirla” (traduce la NVI), una acción que queda enteramente en el pasado refleja una derrota, mientras que la de la luz permanece: brilla, las tinieblas retrocedieron, fueron derrotadas.
Esa es la idea con el uso de la comparación entre la luz y las tinieblas. De hecho, debemos resaltar el uso de una palabra muy peculiar que hace Juan en este versículo. Se trata de la palabra “katelaben” que se puede traducir literalmente como “comprender” o “aferrar” (Por eso algunas versiones traducen: “las tinieblas no pudieron comprender a la Palabra”, o “no la comprendieron”, cf. La Biblia de las Américas).
¿Por qué Juan utiliza la palabra “comprender” para hablar de la acción de las tinieblas? ¿Cómo es que las tinieblas no comprendieron a Jesús, la luz?

El sentido de “comprender” es doble:
a. Aferrar o agarrar con la mente = asimilar, entender.
b. Aferrar o agarrar con la mano = asir, apretar, por lo tanto vencer o destruir.

Creo que el segundo significado es más importante en este contexto. Por lo que debemos entender que las tinieblas no “comprenden” a Jesús no solamente porque no pueden asimilar ni entender su mensaje sino porque no pueden derrotarle, no pueden vencerle a pesar de que intentan por todos los medios vencerle, aferrarle, atraparle.
En los versículos 4 y 5 Juan está afirmando que Jesús es la luz (no que “contiene”, o “da”, o “tiene” luz; sino “es”), En estos versículos Juan nos prepara para entender una cosa: la verdadera vida que nace de la verdadera luz solamente se encuentra en Jesús.
¿Por qué? Porque él es Dios (v.1), todo fue creado por medio de él (v.3), en él está la vida (v.4a), él es la luz (v.4b), y él venció a las tinieblas (v.5).
La redención, la salvación no es algo que el ser humano puede alcanzar por si mismo, la redención la realiza Dios obrando en el mundo ¡Por eso fue necesario que Dios se haga hombre! La creación y la salvación están íntimamente conectadas, ambas suceden sólo por la intervención de Dios.


 

Si quieres escuchar más y estudiar más sobre Jesús, la luz del mundo, te invitamos a participar de nuestros servicios y estudios bíblicos.

Martín Flores.

Comment (1)

  1. Luis Payer

    Gracias

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: